FOTO No 1_Frankenstein

 

¡El monstruo está vivo!

Edgar Cherubini Lecuna

París, julio 2018

Hace doscientos años, en julio de 1818, una tímida adolescente llamada Mary Shelley (1797–1851), veraneaba en Suiza con su esposo, el poeta Percy 
Bysshe Shelley, alojándose ambos en la casa de Lord Byron, en villa Diodati, a orillas del lago Leman. Byron, aventurero y poeta romántico, se había instalado en Suiza ese año, huyendo de la mala fama que había acumulado en Londres debido a sus escandalosos amoríos.

Una noche, para matar el aburrimiento, Byron propuso un juego en el que cada uno redactaría una historia de miedo para compartirla en las tertulias habituales a la luz de las velas en medio del bochorno. Tres semanas después, la joven Shelley, quien contaba apenas 17 años, una noche les leyó su Frankenstein o el Prometeo moderno, dando origen a uno de los grandes mitos de la literatura universal. Esta obra ha sido traducida a todos los idiomas del planeta, representada en teatro y plasmada en más de cuarenta versiones de cine.

Frankenstein es un ser creado por un científico que utiliza el cerebro de un criminal, trasplantándolo a los fragmentos de otros cadáveres con los que ha creado un cuerpo semejante a un humano. Por medio de la descarga eléctrica de un rayo, logra pasar la chispa de la vida a esa tosca simulación de hombre, que al sentirse vivo se rebela contra su creador, sembrando el caos y el terror en su huida hacia ninguna parte.

Según Sébastien Lapaque en Frankenstein, doscientos años y ni una arruga (Frankenstein, deux cents ans et pas une ride), más que una historia de fantasmas como la pidió Byron, representa la confrontación del hombre moderno consigo mismo: “En el libro de Mary Shelley, el Dr. Viktor Frankenstein es un científico extraño y solitario que hurga en el cuerpo humano, incluyendo el de los animales tratando de ubicar la esencia, el origen del principio de la vida. Al escudriñar el misterio del paso de la vida a la muerte en los cementerios familiares de su pueblo, logra dar con el camino opuesto: el paso de la muerte a la vida. En un pasaje del libro se lee: “Después de días y noches de increíble fatiga, logré descubrir la causa de la generación y la vida: incluso, yo mismo fui capaz de animar la materia inerte”. La cultura popular ha denominado Frankenstein al monstruo que los aterroriza con su poder inhumano. Ese artificio de hombre está fatalmente condenado al mal. Así es como la novela de Mary Shelley es más moral de lo que parece”, expresa Lapaque.

En el libro de 1818, Shelley lo denomina simplemente “la criatura”. Sin alma, sin nombre propio, desdichado en su fuerza sobrehumana desatada y sin control. Curiosamente también se refiere a él como daemon, nombre que en la mitología griega refiere a un ser sobrenatural. En El banquete, Platón definió un daemon o demonio como un ser intermedio entre los mortales e inmortales, puesto que debía transmitir los asuntos humanos a los dioses y los asuntos divinos a los hombres. Dentro de esta concepción platónica, las principales funciones de los daemones eran servir de guías a los hombres a lo largo de su vida y de conducirles al Hades en el momento de la muerte.

Criatura, monstruo o demonio, Frankenstein está más vigente que nunca, como lo resume Maria Popova (200 Years of Frankenstein, Brain Pickings, 2018), refiriéndose al Proyecto Bicentenario de Frankenstein de la Universidad Estatal de Arizona, un esfuerzo multidisciplinario y multimedia para involucrar y hacer reflexionar a la gente sobre los eternos temas de ciencia, tecnología, ética y responsabilidad creativa planteados en el libro. El proyecto explora las preguntas proféticas de Shelley, enfocándose sobre la naturaleza de la conciencia, la evolución y la definición de la vida, la ética de la ingeniería genética, el futuro del cuerpo humano y la inteligencia artificial. La novela de Shelley está viva en el corazón del mundo. En el portal Web del proyecto The Frankenstein Bicentennial Project se lee: “…It’s alive! ”, “¡…Está vivo!”. https://frankenstein.asu.edu

Por su parte, MIT Press, publicó “Frankenstein: comentado para científicos, ingenieros y creadores de todo tipo” (Frankenstein: Annotated for Scientists, Engineers, and Creators of All Kinds). Se trata del manuscrito original de Shelley de 1818, editado en línea con los comentarios, anotaciones y ensayos de destacados pensadores contemporáneos en ciencia, tecnología, filosofía, ética, feminismo y ficción especulativa. En el prefacio se lee: “Ningún trabajo de la literatura ha hecho más para dar forma humana a los humanos y a sus consecuencias morales que Frankenstein el Prometeo Moderno”. https://mitpress.mit.edu/books/frankenstein

 

FOTO No 3_Frankenstein_poster_1931

La primera versión cinematográfica de esta obra, está plasmada en un cortometraje de Searle Dawley, autor del cine mudo americano de 1910. La versión más aclamada sin duda es el Frankenstein de James Whale (1931), protagonizada por Boris Karloff, es una obra anticipatoria de lo que sucedería en Europa cuando la sociedad alemana creó a Hitler y el nazismo. Recordemos que al final de la cinta, la gente del pueblo pierden el miedo, se unen y se arman con lo que tienen a la mano, Frankenstein es perseguido, acorralado y quemado vivo por una turba iracunda. La moraleja es que para que no te aniquile, hay que unirse y enfrentarse al monstruo.

El interés científico o literario que hoy despierta un monstruo creado por la imaginación de una adolescente hace doscientos años, nos convence de su existencia real y del temor a que nuestras creaciones e inventos escapen de nuestro control sembrando el caos. Me refiero, solo para citar algunos ejemplos, a los primeros experimentos sobre la fusión nuclear, que condujo a la creación de la bomba atómica y que, a partir de Hiroshima y Nagasaki, desató una carrera armamentista que hoy, en manos de sicópatas iraníes o norcoreanos, amenaza no solo con borrar borrar del mapa a naciones enteras, sino con destruir la vida sobre el planeta. Otro ejemplo serían los experimentos de las grandes corporaciones enfocadas en la biogenética, que exigen de la sociedad leyes, control y normas éticas, dirigidas especialmente a los que pretenden modificar los genes de los alimentos para humanos y animales. El monstruo anda suelto.

Una interpretación adicional podría ser que las sociedades, sean avanzadas o subdesarrolladas, han creado por igual sus monstruos ideológicos alejados de toda humanidad, volcándose contra sus propios pueblos, sembrando el terror y la muerte; ejemplos de esto son Hitler, Stalin, Mao, Pol Pot, así como sus émulos, me refiero a Fidel Castro y sus frankensteins latinoamericanos: Chávez, Kirchner, Correa, Lula, Evo, Ortega y Maduro. El monstruo vive entre nosotros.

edgar.cherubini@gmail.com

www.edgarcherubini.com

@edgarcherubini

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s